Agua Micro-filtrada en restaurantes

Cada vez nos encontramos más restaurantes que ofrecen a sus clientes agua micro-filtrada, este sistema cuenta con la aceptación de la mayoría de clientes pero como en todas las cosas de la vida cuenta también con sus detractores.

Es indudable que para el restaurante ofrecer agua micro-filtrada es ventajoso económicamente, y el cliente también se beneficia de ello ya que el agua de la red es como mínimo igual de buena que cualquier marca  de agua embotellada.

A lo largo de el tiempo que llevamos montando sistemas de micro-filtrado en restaurantes, restauradores y clientes nos han expuesto sus dudas,las más comunes son:

-El agua del grifo es peor que la de botella.

-Falso, el agua del grifo es igual o mejor que la que nos venden embotellada, es un agua segura y equilibrada, hay estudios que así lo indican. https://www.elconfidencial.com/tecnologia/ciencia/2017-10-20/analisis-aguas-minerales-solo-una-mejor-grifo_1463777/

-El agua del grifo no es segura.

-Falso, el agua del grifo pasa hasta dos controles de calidad diarios, no ha sido envasada, ni ha sido transportada ni ha sido expuesta a la luz solar -quien no ha visto un camión de reparto de bebidas que  mientras efectúa la carga y descarga de botellas el camión está sufriendo los 40º de ese momento-.

Hace poco charlando con una persona la cual ignoraba mi profesión surgió este tema de conversación, recientemente estuvo alojado en un hotel de Andorra donde le ofrecieron agua micro-filtrada.

-Él: Vengo de Andorra y en el buffet me sacan una botella de agua del grifo y me cobran 2,60€, vaya robo.

-Yo: Bueno la verdad es que el precio es alto para una botella de agua sí.

-El: Sí y encima agua del grifo, vaya engaño.

-Yo: ¿Engaño? ¿no era agua tratada?

-Él: Sí, pero me la trajeron abierta y no me fío, es más segura y mejor la de botella.

-Yo: Bueno, el agua del grifo pasa 2 controles de calidad diarios y está micro-filtrada con lo que le han quitado el cloro y las impurezas, la de botella tiene unos valores que los habrán sacado en el momento óptimo del agua y se ha producido en masa, no sabemos el tiempo que hace que está embotellada y se ha transportado y posiblemente ha estado expuesta a la luz solar, la del grifo es un agua equilibrada y se ha obtenido justo en ese momento para ti.

-Él: ya se que el agua del grifo es mejor (me sorprendió mucho) pero no viene precintada y no sabes lo que le pueden hacer…

-Yo: Bueno la comida tampoco te la traen precintada…

-El: Ya pero supongo que eso ya lo tenemos asumido.

-Yo: Entonces, si yo te doy un agua del grifo que es mejor, al mismo precio que otra embotellada que es peor calidad, ¿eliges pagar por la de botella?. ¿Entre 2 productos al mismo precio eliges el de menor calidad?

-Él: Tal vez aún no estamos preparados para esto.

Sin duda fue una conversación muy enriquecedora, él sin yo saber a que me dedicaba me ofreció su más sincera opinión al respecto lo cual yo agradezco, no era cuestión de convencerle de nada, tan solo de conversar y de ver distintos puntos de vista.

“Tal vez aún no estamos preparados para esto”, sin duda una gran reflexión, cada vez más restaurantes se decantan por este sistema que sin duda es ecológico, por el ahorro de plástico y CO2. Hay más, algunos restaurantes ofrecen a sus clientes las dos opciones, la botella de plástico y la botella ecológica de agua filtrada al mismo precio.

Una propuesta cuanto menos interesante, tú decides.

 

 

Deja un comentario